sábado, 30 de junio de 2012

De la represión a la tortura





Aunque en España es poco conocido, en otros ámbitos culturales hace años que se ha acuñado el término zemiology, del vocablo griego “zemia” (daño), una perspectiva de estudio que pretende poner al descubierto los daños sociales causados por la deriva autoritaria de unos Estados que ceden cuotas de soberanía a los mercados, al tiempo que endurecen sus agencias penales para la represión de la disidencia y la protesta social.


España ocupa el primer lugar de la Unión Europea en índices de encarcelamiento, “por encima del Reino Unido, que, hasta ahora, ostentaba este dudoso honor”, comenta Jorge del Cura, portavoz de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura. “Hasta hace un par de años, teníamos un índice de encarcelamiento en la media de Europa. Con las últimas reformas del Código Penal –casi una reforma al año– ha aumentado el número de conductas incluidas en éste y sancionadas con penas de prisión”, añade del Cura.

El incremento de la penalidad ha quedado reflejado en dos informes recientemente presentados por la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT) y el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona (OSPDH).

Según la Coordinadora, en 2011 se tuvo constancia de 280 situaciones en las que hubo torturas y/o malos tratos, y se vieron afectadas 853 personas. En 2010 las cifras fueron de 251 situaciones y 540 afectados. El estudio apunta a que el incremento de casos responde al aumento de las agresiones policiales durante movilizaciones sociales, que ha pasado de 200 afectados en 2010 a 433 en 2011. Dentro de las agresiones durante movilizaciones sociales sobresalen las denuncias provenientes de personas participantes del movimiento 15M, seguidas del movimiento okupa, y que las dos grandes concentraciones de denuncias de 2011 fueron “las de la operación de “limpieza” de plaça Catalunya en Barcelona (con 56 personas afectadas) y el desalojo del gaztetxe de Kukutza en Bilbao (con 75 personas afectadas)”.

Sin embargo, del Cura advierte que “los casos incluidos en los informes no son todos los casos de tortura y malos tratos que la Coordinadora conoce, ni todos los denunciados en 2011, ni mucho menos, todos los que han podido producirse en este año”. Desde la CPDT y el OSPDH lamentan que hay colectivos que por miedo a represalias no denuncian, como los presos, los migrantes o las prostitutas.

Palabras mayores

Llegados a este punto merece la pena aclarar la diferencia entra tortura y represión. La Convención de la ONU dice: “Se entenderá por tortura todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instancia suya o con su consentimiento”. Xabier Makazaga, autor de varios libros sobre la tortura, apunta que es necesario diferenciarlas ya que “no todas las formas de represión se pueden calificar ni mucho menos de tortura, algo demasiado serio y grave como para devaluar dicho calificativo incluyendo dentro del mismo otros tipos de represión que, siendo graves, no lo son ni mucho menos tanto como ese crimen contra la humanidad que supone la tortura”.

Para del Cura “la tortura es la represión llevada a su máximo exponente” y critica que “existe una convención en los medios y en los tribunales de justicia según la cual tortura y democracia son incompatibles y que la primera se da en países no democráticos. Por ello, como se acepta que el Estado español es democrático se concluye que en España no hay tortura, pues aceptar su existencia cuestionaría la creencia de que vivimos en un Estado de derecho”. Sin embargo, del Cura es concluyente: “La realidad es que la práctica de la tortura está generalizada en el Estado y la practican todos los cuerpos de policía (estatales, autonómicos o locales), funcionarios de prisiones y otros funcionarios encargados de la custodia de personas privadas de libertad”.

Pedro Oliver, que ha impulsado la creación de seminarios y grupos de investigación centrados en la historia de la prisión y las instituciones punitivas, considera que “hoy puede reprimir más un Ayuntamiento con sus normas municipales que la Guardia Civil”, y alerta sobre las recientes estrategias de represión policial, que “van a ser más dañinas que la detención o incluso el uso de la carga contra protestas”. La “represión sucia” desarrollada por Felip Puig en Barcelona, continúa Oliver, “puede parecernos un tremendo escándalo (con actuaciones como la web de delación) y lo es, pero no es un exceso pasajero, pretende crear una nueva cultura del control policial, algo que se termine aceptando socialmente con los rancios argumentos de la ‘defensa de la sociedad’ y con los medios tecnológicos más innovadores puestos en manos de una policía que cada vez actúa de manera más opaca”, concluye.

Todas estas prácticas son las que ha denunciado al Consejo de Europa el OSPDH. Su informe advierte que está teniendo lugar un “fenómeno propio de la llamada ‘cultura de la emergencia y de la excepcionalidad penal’, de triste fama y recuerdo, que fue empleado para el combate contra manifestaciones de violencia política y terrorismo pero nunca contra las que son propias del descontento social”. Los autores del estudio alertan que se está pasando de un Estado social a otro penal con decisiones como la utilización preventiva de sanciones administrativas para limitar el derecho de reunión y manifestación o decretar prisiones preventivas a universitarios sin antecedentes penales, y destacan el argumento empleado por la titular del Juzgado de Instrucción no 18 de Barcelona para su detención: “anticiparse” a ciertos acontecimientos que tendrían lugar en la ciudad y que “presumiblemente” serían objeto de sabotajes y altercados de grupos “antisistema”.

Makazaga advierte que “toda la práctica acumulada durante décadas en la lucha contra la disidencia vasca la están empezando ya a emplear contra los movimientos sociales de protesta y que más vale que nos vayamos preparando a afrontar una verdadera deriva represiva”. Fuente: Periódico Diagonal

Mao Tse Tung

La biografía de Mussolini







El último tren a Auschwitz (película completa)


El pianista, Román Polanski (ver película completa)


Nuremberg



National Archives and Records Administration - ARC Identifier 35957 / Local Identifier 111-M-7596 - Nuremberg - This film was made as an historical document to record permanently and accurately the trial of the Nazi defendants at Nuremberg. It consists of footage from German films documenting Nazi personalities and activities interwoven with film shot during the trials -- including testimony and statements from defendants, prosecuting attorneys, judges, and witnesses. It follows the story of the rise and fall of Nazism from the putsch in a Munich beer hall to the Nuremberg trials, and contains flashbacks of a variety of Nazi crimes against humanity.

martes, 26 de junio de 2012

La primera caricatura de Hitler por George Grosz


Tras el fin de la Primera Guerra Mundial, loss aliados (Francia, Gran Bretaña y EEUU) impusieron a Alemania la reducción del número de efectivos de su ejército y de armamento, concesiones territoriales y, sobre todo, cuantiosas indemnizaciones económicas que sumieron a Alemania en una profunda crisis agudizada por la emisión de grandes cantidades de dinero, sin ningún tipo de control, que produjeron un incremento brutal de los precios. En aquellos años comienza a destacar el pintor berlinés George Grosz por la fiel representación, con trazos simples pero contundentes, del horror de la guerra y el desplome moral de la sociedad alemana tras la derrota.
A comienzos de los años 20, el discurso del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (Partido nazi), utilizando las duras condiciones impuestas a Alemania, comienza a ganar adeptos, hasta el punto de intentar un golpe de Estado el 8 de noviembre de 1923 en Múnich (Putsch de Múnich o Putsch de la Cervecería). El fallido golpe llevó a prisión a varios dirigentes nazis, Adolf Hitler y Rudolf Hess entre ellos. El caso es que George Grosz ya le debió ver las orejas al lobo porque ese mismo año ya caricaturizó a Hitler en su obra Siegfried Hitler (1923). En ella se mofa de Hitler representándolo como Siegfried, la figura legendaria de las leyendas germánicas… con la esvástica tatuada en el brazo. Fuente: Historias de la historia

domingo, 24 de junio de 2012

Desmontando los mitos sobre Goebbels, Ministro de Propaganda hitleriano

manuel de la fuentemanolhito / madrid
 
Goebbels: el nazi enano y ligón
 

Goebbels, con solo pronunciar este apellido la Historia se tambalea, crujen los cimientos del género humano, se lanzan al galope los negros corceles de la barbarie.
Siempre se ha pensado que en el retorcido cerebro de este hombre (pequeño, atormentado por un terrible dolor en el pie, fruto de la polio) se estructuraba toda la geometría demoníaca del régimen nazi, que él era el arquitecto de aquel templo del odio y el terror cuya siniestra imagen eran Hitler y el olor a carne quemada en media Europa.
Pero este individuo, también conocido como el enano venenoso, o el carnero por sus muchas amantes, se pasaba el día como la reina de Blancanieves: «Espejito, espejito, quién es el nazi más listo, el más entregado, el más trabajador, el verdadero entre los verdaderos?». Y el espejito despejaba sus dudas: «Tú, Paul Joseph Goebbels, tú, tú».

Hitler no daba palmaditas en el hombro

Pero el verdadero espejo del que Goebbels necesitaba aquiescencia era otro y tenía nombre propio: Adolf Hitler. Porque toda la vida del todopoderoso y omnipresente Ministro de Propaganda nazi estuvo dirigida, pensada y planeada para que el Führer le diera una palmadita en el hombro, lo que no ocurría tan a menudo como Goebbels quisiera.
Estos son algunos de los reveladores detalles de «Goebbels» (RBA) la reciente biografía del ministro nacionalsocialista, magna obra (cerca de mil páginas) elaborada por el experto Peter Longerich (autor también de la biografía de Himmler, otra rata convenientemente diseccionada por Longerich) a partir de los treinta y dos tomos de los diarios que Goebbels escribió durante casi veinticinco años hasta su suicidio en 1945 en el Führerbúnker en el que pocas horas antes Adolf Hitler había hecho lo propio. Acto supremo de lealtad al Jefe, en el que Goebbels además se llevó por delante a su esposa Marga, y a sus seis hijos

Del libro de Longerich se desprende que cualquier psicólogo habría descrito el comportamiento de Goebbels como una «patología narcisista», tal era su deseo de ser admirado. De hecho, cuando ya era amo y señor del aparato propagandístico nazi, Goebbels disfrutaba como un niño con zapatos nuevos cuando la Prensa elogiaba sus discursos o sus ideas, Prensa que evidentemente él controlaba hasta la última coma.

Crónica oficial del nazismo

En 1923, Goebbels empieza a escribir estos diarios que en su megalomanía quería que fuesen la crónica oficial del nazismo. De hecho, con el tiempo se los vendió a la propia editorial del partido, la de Max Amann. Nos descubren también a un tipo que se dibujaba a si mismo como alguien que había triunfado viniendo desde abajo y sin ayuda, alguien capaz de limpiar el Berlín Rojo al final de los años 20 y primeros 30, al que supo unir a las masas sin discusión en torno al líder, al preboste que al principio no era muy partidario de la Guerra Mundial, al escritor frustrado, al poeta que «veneraba» a Rusia a través de su pasión por Dostoyevski, pero también al amante incansable, obseso, grimoso pero infatigable, al esposo infiel, como en el episodio de la actriz checa Lida Baarová (jugaba con ventaja, los estudios cinematográficos nazis, UFA, dependían también de él), una relación que el propio Hitler tuvo que disolver ante las quejas de Marga Goebbels y que llevaron al preboste a un intento de suicidio. ¿Marga, Joseph y Adolfo, algo más que amigos?

Sentimental y cursi

Un tipo sentimental, incluso cursi, que en alguna ocasión escribe: «Benditos días. Sólo el amor. Tal vez el momento más feliz de mi vida» o que se autocompadece: «A mi vida le falta el amor, por eso dedico todo mi amor a la gran causa», o echa pestes de dos novelitas cortas escritas cuando era estudiante: «Soy un escolar peregrino, un alma solitaria» y «Los que aman el sol».
Y, sobre todo, desenmascaran a un tipo que jamás pintó nada en las grandes decisiones del Reich (de hecho nadie pintaba, Hitler se lo guisaba y comía el solito), pero que fue capaz de inventarse una genial película de su vida. Un criminal al que sus camaradas tomaban por el pito del sereno. Cuando Hitler se suicidó en el Führerbunker, el espejito de Goebbels también se hizo añicos. Para paz y sosiego de los hombres de bien.

viernes, 22 de junio de 2012

La deportación de los judíos de Bulgaria

Título original de la edición búlgara:
Депортацията на евреите от Вардарска Македония и Беломорието - факти и митове.
Sofía 2012

PERFACIO
Por Samuel Artidi

Atribuir toda la responsabilidad a Bulgaria para la deportación de los judíos de Macedonia y Tracia es un fenómeno que se observa en dos diferentes etapas. Curiosamente, entre estos períodos hay una diferencia de cuatro décadas.
Durante la Segunda Guerra Mundial en Bulgaria hay tres fenómenos desconocidos en otros de los países aliados del Reich Alemán:
  1. Bulgaria no envía a su ejército en el frente oriental;
  2. Bulgaria no ha roto relaciones diplomáticas con la URSS;
  3. Ninguno de los Judíos, dentro de las antiguas fronteras de Bulgaria ha sido enviado a los campos de exterminio.
Esta sabia política es guiada por el rey Boris III, que gestiona a través de un régimen personal. Como resultado de esta política, el tambor de la guerra no ha pasado por Bulgaria.
El gobierno de Sofía envió tres cuerpos militares a Grecia y Yugoslavia. Las víctimas son muy pocas, comparadas con las pérdidas que podrían ocurrir si el ejército búlgaro hubiese sido enviado al frente oriental. La industria en la retaguardia trabajaba para el frente, e incluso mucha gente "acumulaba dinero". Después del 09.09.1944, la población búlgara honró la memoria del monarca, que había sido envenenado por Hitler. El nuevo régimen comunista urgentemente tenía que teñir de negro la imagen del rey Boris III. Así que se inventó una leyenda, para un rey antisemita, vampiro y perseguidor de los Judíos.

La acusación más efectiva de Bulgaria podría ser el Holocausto de los Judíos de Tracia y Macedonia, sin siquiera mencionarse la presencia de Wehrmacht y de Gestapo, en estas tierras. Judíos de la sección judía del Frente de la Patria dieron una coartada a sus compañeros los comunistas búlgaros, transformados en los socialistas en nuestro tiempo.
Pasan más de cuarenta años. En las orillas del Vardar no es sólo Jovanka que blanqueaba el lienzo, sino las ex - udbadzhii inventan un nuevo estado llamado Macedonia, un nuevo lenguaje y una nueva historia. Los mártires son la mejor aleación para un pueblo nuevo e inventado. En él, los judíos son en realidad macedonios enviados a una muerte horrible por un monarca cruel búlgaro. Para este propósito se distorsionaran hechos, se falsifica la historia, en la discusión se emplea la más barata demagogia. Los "acusadores" macedonios de Bulgaria, manejan la misma técnica de los "historiadores", graduados en la escuela de Zhdanov.
Últimamente se lleva a cabo una terrible campaña anti búlgara, en el mundo entero, con unas acusaciones inventados en contra de Bulgaria en relación con el Holocausto en Macedonia de Vardar y de la región del Egeo en 1943. Encabezan esta campaña judíos serbios y griegos. Le hacen coro también judíos búlgaros desde el espacio izquierdo. Sin embargo, los más importantes dirigentes del coro son los antiguos udbadzhii de Skopje.
Justo en contra de esta campaña bien organizada, sale Spas Tashev con su análisis bien forrado de datos y documentos. Mi padre Beniyamin Arditi me ha enseñado, que precisamente así se escribe la historia. Todos los otros escritos son pura política y periodismo. Los "Historiadores" de Skopje ignoran los hechos. Para ellos, la salvación de 48000 judíos búlgaros, es un hecho desconocido y sin importancia. De la manera más diligente y con conciencia, Spas Tashev, ha recogido materiales históricos, algunos ya conocidos y otros desconocidos hasta ahora.
Teniendo en cuenta la triste realidad de los 45 años pasados de la dictadura comunista y nihilismo nacional en Bulgaria y de los más de 20 años de la transición poco clara desde el comunismo a la democracia, por fin podemos decir que este libro pone el dedo en la llaga. ¿Quién no sabe, quien no conoce el dato, que en las "nuevas tierras", no la administración búlgara, sino los alemanes eran los amos? Todos saben que los judíos en Tracia y Macedonia no eran ciudadanos búlgaros, sino respectivamente ciudadanos de Grecia y Serbia, es decir de los países, derrotados y ocupados por Hitler. De estas cuestiones, búlgaros y judíos piensan y susurran secretamente, pero no se atreven a hablar, tampoco a protestar. Spas Tashev finalmente levanta el velo. En la polémica con los acusadores de Bulgaria, él comprueba los siguientes puntos:
  • La ley antijudía para proteger la nación, se impone, por las autoridades alemanas, después de una gran resistencia del rey Boris.
  • Mientras los judíos del Dobrudja del Sur obtienen ciudadanía búlgara, bajo la presión alemana, los judíos de Tracia y Macedonia, siguen siendo ciudadanos serbios y griegos.
  • La adhesión de Bulgaria al pacto Tripartito es impuesto por los alemanes después de la resistencia del rey Boris.
  • El desembarco del mariscal List en el río Danubio en Rouse, es una violación de la soberanía de Bulgaria. De hecho el país esta ocupado, pero aparentemente sigue teniendo una gestión independiente.
  • El Wehrmacht invade y conquista Yugoslavia y Grecia. La primera ocupación es la más importante vista desde el punto del derecho internacional.
  • El ejército búlgaro en las "tierras nuevas", está sujeto a mando alemán.
  • La anexión de Tracia y Macedonia, como está presentado por el gobierno de Bogdan Filov no es reconocido por los alemanes. Ellos ven estas tierras como su zona de ocupación con administración civil temporal búlgara.
  • Las tropas nazis permanecen en el mar Egeo y en Macedonia de Vardar a partir de 1941 hasta su retirada en septiembre – octubre de 1944. Ambas áreas entran en la jurisdicción mixta búlgara-alemana.
  • La población judía en las "tierras nuevas", no integra los grupos de trabajo como los judíos de la Vieja Bulgaria. Así que se los trata como judíos "extraños".
  • El destino de la población judía en ambas áreas es decidida por los alemanes a través de la Embajada de Alemania en Sofía, donde se desempeñaron sus emisarios Daneker y Beckerle.
  • El motor de la deportación es Adolf Beckerle, el embajador alemán en Sofía, que entra en negociaciones sobre el tema, con las autoridades búlgaras.
  • La famosa Conferencia de Wannsee estipula que en Bulgaria hay 48.000 Judíos - tanto como hay Judíos en la Vieja Bulgaria. Los judíos de las "nuevas tierras" no son considerados como Judíos de Bulgaria.
  • Los aliados lograron engañar a Hitler de que su desembarco se realizará en Grecia. La 7-ma. división búlgara en el norte de Grecia pasa bajo el mando alemán. Mientras tanto, los alemanes consideran la Macedonia de Vardar como una región de la ex República de Serbia.
  • El famoso acuerdo de Belev - Dannecker ha sido falsificada por el Comisionado para los Asuntos judíos Belev. Detrás de esta falsificación está el deseo de Belev de deportar a 8600 Judíos de Bulgaria. Así que el Gobierno búlgaro nunca ha tomado la decisión de expulsar a judíos con ciudadanía búlgara. El acuerdo es una grave falsificación.
  • Belev actúa bajo la dirección directa alemana. Él recibe las órdenes de Adolf Beckerle y no de los directivos del Ministerio de trabajos interiores. Macedonia y Tracia son zonas militares y están bajo el mando alemán.
  • La guardia de los trenes que transportaban a los desgraciados hacia Polonia es alemana y no búlgara. Las tres deportaciones desde Macedonia a Polonia son acompañadas por soldados y policías alemanes, bajo el mando de oficiales alemanes. Spas Tashev adjunta fotos originales, que muestran convincentemente esto.
  • Adolf Beckerle fue detenido por el Ejército Rojo. Fue enviado a la famosa prisión Lubianka en Moscú. Ahí él admite que la deportación de los judíos de Macedonia y de Tracia se logra mediante la presión sobre las autoridades búlgaras.
  • La resistencia macedonia no hace ningún intento de atacar el campamento de tránsito de deportación "Monopol" en Skopje. Los famosos guerrilleros de Tito ni siquiera movían un dedo para atacar los trenes que pasan a través de Serbia por la misma ruta hacia los campos de "la muerte". Se adjuntan imágenes, que muestran claramente los soldados alemanes, participando en los desalojos y en la seguridad de los convoyes.
  • Sólo los búlgaros salvan judíos. Ver la salvación de Skender Bey - Rafael Kamhi en Salónica. El rey Boris envía a su ayudante personal para ponerlo en libertad y traerlo a Sofía. Para proteger a los judíos también trabajan los activistas de VMRO en Skopje.
  • El arzobispo de Sofia- Stefan había dicho en la reunión del Santo Sínodo que para los judíos egeos, la intervención de la iglesia no fue eficaz, porque ellos fueron tratados como extranjeros y no como ciudadanos búlgaros. Estas son las palabras del sacerdote, que vivió en aquella época, sin la influencia posterior de "historiadores", nacidos después de 1945.
Añadiré dos nuevos argumentos, apoyando la opinión expresada por Spas Tashev.
Se trata del famoso acuerdo Belev - Dannecker. El párrafo 4 dice: "Para cada transporte prepararé una lista de las personas que lo integran, cada lista contendrá el nombre, los apellidos, la fecha y el lugar de nacimiento, el último domicilio y la ocupación de los judíos, por triplicado. Dos copias para los alemanes que acompañan el transporte y otro para el representante alemán en Sofía". Las relaciones Belev-Danneker son muy claros. Belev es el criado y Dannecker era el amo. El Comisionado trabaja directamente con las SS, las autoridades búlgaras son colocadas ante un hecho terminado.
El ministro plenipotenciario de Alemania en Sofía Adolf Beckerle es un ex policía y reñidor. En Bulgaria, en 1992 se publicó su diario. Aquí está lo que leemos en la página 46: "Yo sé que el Reich ha emitido un nuevo mapa, en el cual Bulgaria está marcada como un país neutral, y las tierras liberadas - como ocupadas por nosotros". Finalmente los alemanes admiten. Aquí tenemos una prueba clara de los verdaderos amos de la Tracia del Egeo y de la Macedonia de Vardar. Estas tierras son alemanas, y no búlgaras, como pretende la propaganda falsa de Bogdan Filov. Los acusadores de Bulgaria hasta el día de hoy no reconocen el hecho de que las "nuevas tierras" son las áreas ocupadas por la Wehrmacht. El ocupador alemán está haciendo ahí lo que quiere, incluyendo la expulsión de los judíos locales hacia los confines del este del Reich.
Hasta el día de hoy se llevan a cabo discusiones del asunto: si Bulgaria podría salvar a los judíos de Tracia y de Macedonia. Dobrudja fue anexada por Bulgaria en virtud del derecho internacional. Ahí los judíos recibieron la ciudadanía búlgara y por eso ahí no hubo Holocausto. Vamos a hacer una breve revisión de la situación de Bulgaria en la víspera de 1941. Los "creadores" de la historia anti búlgara no han vivido en aquel entonces y cometen algunos errores fatales. Ellos no dicen que Bulgaria es un país pequeño y débil. El ejército búlgaro es valiente pero mal armado. Un Estado de esta índole no puede determinar quién va a gobernar el mundo, si los demócratas, si los nazis o los bolcheviques. Bulgaria ha padecido dos catástrofes nacionales y el rey Boris III estaba tratando de evitar una nueva catástrofe. Bulgaria es, de hecho, un vasallo de Alemania, con una gestión solo aparentemente independiente. El principal mando militar alemán se encuentra en el parque "Borisova gradina", que está a cinco minutos del palacio. Gestapo, incluso esta preparando un golpe de estado contra el gobierno con los miembros de la Legión y Ratniks.
Tracia y Macedonia fueron tomadas principalmente por el ejército alemán, sin la intervención militar búlgara. Los alemanes son dueños de la situación y consideran que los judíos en estas regiones son "suyos". Fíjense en el testimonio de Liliana Panitza, la secretaria privada del comisionado Belev.
Me dirijo personalmente a todas las personas honestas que están interesadas en historia de la expulsión de mis hermanos de Skopje, Bitola, Serres y Kavala. Una vez que objetivamente se considere la situación política de aquella época, ¿cómo se puede acusar a Bulgaria y pretender que asume la responsabilidad de esta tragedia, de esta desgracia llamada holocausto? Efectivamente el ejército búlgaro y la policía, junto con los nazis, participó en el proceso de deportación. Los soldados y los policías eran cabezas huecas, jóvenes, instigados por la falsa propaganda de los agentes alemanes, Filov, Gabrovski y Belev. Pero por cada uno de ellos, había cientos de búlgaros honestos que, al mismo tiempo, ayudaban a los judíos de la vieja Bulgaria. Culpar a Bulgaria por el Holocausto en las "nuevas tierras" es una gran traición en cuanto a estos búlgaros nobles. Menospreciar la actividad de grandes búlgaros como Liliana Panista, el arzobispo Stefan, el arzobispo Kiril, Dimitar Peshev, Vladimir Kurtev, Nicolás Mushanov, Dimo Kazasov y muchos otros que ayudaron a los judíos, es una vergüenza y deshonra.
Los personajes que quieran atar al palo de la deshonra a Bulgaria y al pueblo búlgaro, no tienen en cuenta la participación estratégica y efectiva nazi en el Holocausto en la región del Egeo y la Macedonia. Ellos exculpan a los verdaderos criminales. Hitler, Eichmann y Beckerle. Sin comprender, ellos se convierten en colaboradores de la rehabilitación de las bestias de Berlín.
Yo soy un hijo fiel del pueblo judío y he dudado mucho en aceptar la misión de escribir el prefacio de este ensayo científico de Spas Tashev. Todos los judíos de Giumurdjina, Drama, Kavala, Xanthi, Seres, Dede-Agach, Skopje, Bitola, Shtip etc., eran mis hijos, mis antepasados, mis abuelos, mis padres, mis madres, mis hermanos, mis hermanas, mis primos… Por ellos, lloro en silencio en las noches largas. Estos hermanos y hermanas, pudieron ser salvados en 1943, pero prácticamente no había quien los salvara. El ejercito griego y el serbio, se derrumbaron durante las dos semanas de actividad militar. El rey de Serbia y el de Grecia, huyeron a Londres. Hoy en 2012, nadie los puede salvar, pero lo que sí podemos salvar es la verdad histórica. Mis familiares eran también los judíos de Salónica, Atenas, Belgrado, Bucarest, Praga, Budapest, Roma, Paris, etc. También por ellos lloro en silencio. Por la desgracia de estos judíos, los enemigos de Bulgaria, no se interesan para nada. Por ellos, los asesinos de los búlgaros, no derraman lágrimas. De su muerte, no se puede acumular capital político. Hitler juntó seis millones de judíos en toda Europa, sin la ayuda del rey Boris III y con esto ha demostrado que incluso si los búlgaros negaban su cooperación en la deportación, los resultados serían los mismos. Justamente por esta desvergonzada hipocresía de los asesinos de búlgaros, he decidido aceptar la propuesta de Spas Tashev y he escrito estas palabras. 

2ª parte
En los últimos 20 años, la ciencia histórica búlgara, ha aclarado con relativa objetividad, las cuestiones, relacionados con la presión de los nazis para la creación en Bulgaria, durante la Segunda guerra mundial, de una legislación anti judía, como también los giros en su aplicación, y en consecuencia de esto se ha llegado a la salvación de 50 mil judíos búlgaros. En similar dirección hay algunas ediciones de autores judíos búlgaros y extranjeros. El principal objeto de análisis en estas ediciones son, sin embargo, los judíos búlgaros, es decir, quienes fueron ciudadanos búlgaros. Muy parcialmente está visto el problema de la política de búlgara en cuanto a los judíos en Macedonia de Vardar y la región del Egeo - territorios, que Bulgaria ha administrado desde fines de abril de 1941, hasta comienzos de septiembre de 1944.
Este problema inexplorado de la historiografía búlgara ha creado en un nicho que está ocupado por las publicaciones macedonias y griegas, en las cuales, dependiendo de la conyuctura política en la fecha de la expedición, en distinto grado se adoptan declaraciones antibúlgaras, llegando a veces a una completa distorsión de la verdad histórica. De estas publicaciones en los años se ha dado una visibilidad diferente que ha servido a objetivos específicos políticos y sobre todo de política exterior, especialmente en campañas. A estos problemas está dedicado el estudio.

La adhesión de Bulgaria al pacto Tripartito

El 23 de enero de 1941 en Bulgaria, entra en vigor la Ley para la protección de la Nación (LPN).[1] No obstante ser contraria a la Constitución de Tarnovo, he sido promulgada bajo la presión de Hitler y está copiada de las leyes nazis de Nuremberg.* Sobre la presión externa y la resistencia del rey Boris III, contra el LPN, escribe en su diario el asesor del rey Lubomir Lulchev y transmite la opinión del Jefe de Estado: "He retrasado mucho y no querría que nosotros también hagamos esto, pero ahora cuando ya lo tengan en Rumania, Hungría e incluso en Francia, he decidido que es mejor que lo hagamos nosotros voluntariamente, antes de que nos lo impongan. Esto, por supuesto, es mejor, pero que sea justo y que cierra la puerta para la arbitrariedad".[2] Con respecto a la LPN por el ex fiscal nacional de la Sala Séptima (antisemitismo) del llamado Tribunal del Pueblo Eli Baruch, después de su reasentamiento en Israel, escribe en 1960 en Tel Aviv: "las autoridades alemanas... impusieron al gobierno búlgaro... una legislación racista".[3]
La segunda parte de la ley (LPN) se titula "Para las personas de origen judío". En el Art. 21, Párr. А) se prohíbe a las personas de origen judío ser aceptados como ciudadanos búlgaros. Esta disposición se refiere a futuras naturalizaciones, mientras que los judíos en Bulgaria lo son con derechos adquiridos y conservan su ciudadanía búlgara. La disposición del Art. 21, Párr. А) resultará decisiva y con consecuencias mortales en la determinación del destino de la población judía en la Macedonia del Vardar y de Tracia después del abril de 1941. Sin embargo, en el mes de enero del mismo año, este problema no estaba en el orden del día.


Art. 21, Párr.
А) de la Ley para la protección de la Nación que prohíbe a las personas de origen judío ser aceptados en el futuro como ciudadanos búlgaros.

En el 28 de octubre de 1940 se inicia la guerra italo-griega. A pesar de las expectativas de una victoria fácil para Mussolini, las operaciones militares no se desarrollan según el plan de los italianos y se alargan en el tiempo. Esto exige que la Alemania nazi apoye a su aliado del Eje y el 1 de marzo de 1941 declara la guerra a Grecia.
El mismo día en Viena, Bulgaria se une al Pacto Tripartito. Los preparativos para la adhesión se inician a principios de 1941, pero finalmente se concreta bajo las condiciones de fuerte presión alemana y de resistencia por parte del rey Boris III. Esta resistencia ha sido documentada en el diario del Primer Ministro Bogdan Filov, que después de su regreso de la reunión con Hitler el 4 de enero de 1941 informa al rey, cuya reacción fue la siguiente: "En un principio, el Rey dijo que prefería abdicar o que nos arrojemos en los brazos de Rusia, a pesar de convertirnos en bolsheviques. El pensaba... ¿qué pasará con la gente?".[4] En sus memorias, el Vicepresidente de la Asamblea Nacional, escribe: "Cuando se esperaba lo inevitable- la entrada a Bulgaria de las tropas extranjeras (de Hitler, nota del autor) y sobre todo en una guerra crucial, se tenia que decidir en qué cantidad entrarán estas tropas".[5]
Lo particular del caso es que las tropas alemanas comenzaron a entrar a Bulgaria en el 1 de marzo de 1941 a las 12:01, y la firma del tratado de adhesión se celebra recién a las 16.30 horas. Aún más paradójico es que la Asamblea Nacionalde Bulgaria es convocada para ratificar el contrato, el día siguiente, 2 de marzo de 1941, cuando las tropas alemanas ya cruzaron todo el país.[6] Desde el punto de vista del derecho internacional esto significa no respetar la soberanía de Bulgaria por parte de Hitler. Una mención especial a este hecho hace el ex Fiscal nacional - Eli Baruch, quien en el 1960 en Tel Aviv, escribió: "Las autoridades alemanas... ocuparonBulgaria".[7] Otro analista judío de esta época escribe: "Bulgaria era un país ocupado con el privilegio de una apariencia de gobierno independiente, una condición necesaria para engañar y aprovecharse por parte de Hitler".[8] Estas conclusiones son muy precisas, puesto que Bulgaria ya estaba ocupada, cuando formalmente se incorporó al Pacto Tripartito.* El investigador italiano Gabriele Nissim concluye que durante aquel período, Bulgaria no tiene ninguna otra jugada útil. "En este momento es imposible, para un búlgaro, encontrar alternativas que no significa la destrucción del país".[9]

[1] Държавен вестник, бр. 16, София, 23 януари 1941 (Periodico estatal, ed. 16, Sofía, 23 enero 1941).
* A pesar de la creencia popular que la Ley de protección de la nación es principalmente anti-judía, en ella hay otras disposiciones prohibitivas, como por ejemplo contra la Masonería búlgara. Este hecho demuestra una vez más su quiebra, ya que segun las palabras de D. Peshev albañiles búlgaros utilizaban sus conexiones internacionales "en defensa de los intereses de Bulgaria" y los mismos Judios búlgaros "muy bien defendieron la causa de las minorías búlgaras en el extranjero" (Memorias, p. 210-212).
[2] Лулчев, Любомир, Тайните на дворцовия живот. Дневник (1938-1944), София 1992, с. 318 (Lulchev, Lyubomir, Los secretos de la vida cortesana. Diario (1938 – 1944), Sofía 1992, p. 318).

3ª parte

En el 6 abril de 1941, el ejército alemán ataca Yugoslavia y Grecia, y el 7 de abril, ya entra en Skopje. En estas batallas no participa ningún soldado búlgaro y el ejército alemán solo ocupa Macedonia y la región del Egeo. Y en este caso desde el punto de vista del derecho internacional, tiene importancia el principio de la primera ocupación. Alemania trata como prisioneros de guerra a parte de la población yugoslava y griega. Esto se aplica tanto a los soldados capturados, como a los judíos yugoslavos y griegos. Con la desintegración del Reino de Yugoslavia y el despliegue del ejército nazi comienza la operación de los así llamados Einsatz grupos "Einsatzgruppen" de la Dirección Central de Seguridad del Reich. El grupo enviado desde Berlín es llamado Einsatz grupo para Yugoslavia ("Einsatzgruppe für Jugoslawien"). La sede se encuentra en Belgrado y desde allí se manda a las unidades en otras ciudades, incluyendo Skopje.

La primera pagina del original aleman de la Convención Clodius – Popov desde 24 abril de 1941, mediante la cual los antiguos territorios yugoslavos son cedidos por Alemania a Bulgaria y son zonas cuyo estatuto definitivo se decidirá después de la guerra. Archivo nacional central (ANC).

Segunda pagina del original aleman de la Convención Clodius – Popov, mediante la cual se garantiza la presencia de fuerzas alemanas en Macedonia de Vardar y el envio de trabajadores en Alemania. ANC.

La capitulación de Yugoslavia se firmó el 17 de abril. La necesidad de la liberación de las tropas alemanas con el fin su transferencia hacia el este, hace que después de la capitulación de Yugoeslavia, en Macedonia de Vardar se envían tropas y administración búlgaras. Las tropas búlgaras, sin embargo, no tienen un comando independiente. En un anuncio del 23.04.1941, el comandante alemán del ejército los trata como "subordinadas (al mando alemán, nota del autor) fuerzas búlgaras."

El Acuerdo Clodius-Popov de 27 de abril de 1941 que se trata de las partes de Grecia, anexados por Bulgaria. ANC.

La anexión, de Macedonia de Vardar y la región del Egeo a Bulgaria a fines de abril de 1941 no está sancionada en ningún documento oficial. La entrada del ejército y la administración búlgaros se realiza en base al acuerdo Clodius-Popov*, firmado el 24 de abril de 1941 refiriéndose a "la parte conquistada de Bulgaria del ex estado yugoslavo", y el 27 de abril de 1941 en una forma similar para los territorios griegos. Del texto de este acuerdo surge que el Gobierno de Bulgaria asume solo las obligaciones que salvaguarden los derechos de los alemanes en los territorios ocupados de Macedonia, Tracia y Moravia, que son mencionados como "zonas cedidas (de Alemania, nota del autor) a Bulgaria". En cuanto a las condiciones bajo las cuales será la "entrega", sobre los derechos de Bulgaria a estas regiones y etc. no se dice nada, excepto que serán formados después de la guerra. La Convención garantiza "la presencia de las tropas alemanas en estas áreas", cuyo mantenimiento es asumido por Bulgaria. En un punto especial – 5, se considera la posibilidad de que los trabajadores de las ex áreas yugoslavas, ocupadas por Bulgaria, "siguen trabajando y en lo sucesivo en Alemania." El gobierno de Bulgaria se compromete a "no crear obstáculos para la negociación futura sobre trabajadores de este tipo que viajen a Alemania". El investigador del problema de la presencia búlgara en la región del Egeo durante la Segunda Guerra Mundial, Hans-Joachim Hoppe, considera que esto es esencialmente "la reclusión de trabajadores para Alemania".
A pesar de question los cambios territoriales no han sido reconocidos internacionalmente, en la diplomacia bilateral durante este período se observan signos de tolerancia al comportamiento alemán. Por ejemplo, "el 08 de mayo 1941 el Comisionado Adjunto de Relaciones Exteriores de la URSS Vishinski invitó al embajador de Yugoslava Gavrilovich y lo anunció la decisión del gobierno soviético para romper las relaciones con Yugoslavia, porque no sabe donde esta situado su gobierno". El 12 de mayo de 1941 durante una reunión entre el Comisionado Adjunto de Relaciones Exteriores y el Embajador de la URSS en Berlín Dekanozov y el embajador alemán en Moscú Shulenburg, se expresó la satisfacción por el lado alemán de "las medidas adoptadas recientemente por Stalin, a saber, la declaración del gobierno soviético de terminar el funcionamiento de las misiones diplomáticas de… Yugoslavia en la URSS soviéticas. La embajada y representante de la Oficina de Información alemána rápidamente han telegrafiado en Berlín para este gesto del gobierno soviético".
Bulgaria presenta el pase de Macedonia y Tracia bajo la administración búlgara, como su liberación. Los propios judíos búlgaros, bien integrados en la sociedad búlgara están emocionalmente liados a la unificación nacional de Bulgaria*, que es la línea principal de la política exterior de Bulgaria desde 1878 hasta 1944. En este sentido el judío Astruk Kalev escribe acerca de judíos que viven en Bulgaria, según el censo demográfico de 1934, lo siguiente: "Por lo tanto de todos los judíos búlgaros 43 667 (89,92%) han nacido en la Bulgaria actual y de los otros 4989 (10,08%), la mayoría nacieron en Dobrudzha, Tracia y Macedonia. Con este hecho se explica por qué los judíos búlgaros se sienten búlgaros y por qué después de su salida a otros países... su devoción a Bulgaria - su patria - continúa". Es interesante ver estos hechos a través de los ojos de los judíos locales. Esto es lo que Avram Sadikario de Bitola ha escrito: "Cuando llegaron los alemanes, las calles estaban desiertas, algunas personas se resistieron, pero todas fueron asesinados. Así de simple. Los alemanes estuvieron por muy poco tiempo en Bitola, antes de que los búlgaros vengan y ocupen Bitola.Los macedonios adultos les daban la bienvenida, como a libertadores. Ellos consideraban que con los búlgaros son una nación".
Mientras que la adhesión de Dobrudzha en 1940, sin embargo, se hace con un tratado internacional, los cambios territoriales en 1941 eran militares y ningún otro país en el mundo, incluyendo la propia Alemania, los reconoce. En varias ediciones alemanas de este período, estas tierras no han sido señaladas como parte de Bulgaria, sino sólo como situados "bajo la administración búlgara" o como "zona de ocupación alemana atribuida a la administración de Bulgaria". Por lo tanto, Alemania deja, aunque un número reducido, su ejército y la policía en Macedonia y en la región del Egeo. La historiografía macedonia es categórica de que "junto a las fuerzas armadas búlgaras (en Macedonia, nota del autor), existen unidades alemanas, comandos y policía...Todo el aparato militar y policial alemán en Macedonia se está metiendo en los asuntos de las autoridades…búlgaras".

Mapa publicado en el periodico aleman "Das Reich", Berlin, 18.10.1942. Según él, Macedonia de Vardar y la región del Egeo no son partes de Bulgaria, son solo zonas "bajo administración búlgara".

Las tropas nazis permanecen en las "tierras nuevas" durante todo el período entre abril de 1941 hasta su retiro en octubre de 1944. Por ejemplo, en una nota del Cónsul General de Estados Unidos en Estambul de 07 de agosto de 1943 se informa que "entre Skopje y Gevgeli, nuestro informante vio a cinco o a seis trenes con soldados alemanes". Según la información del agregado militar alemán en Sofía, julio de 1944, el número de las tropas alemanas en Bulgaria en junio de 1944 es de 20 924, y en julio de 1944 es de 22 021. La mayoría de ellos están diseminados en las "tierras nuevas".

4ª parte

La administración búlgara después de fines de abril de 1941, se encuentra con 4918 judíos en la zona de Skopje, 3508 en la zona de Bitola y 4641 en la zona del mar Egeo, o un total de 13067 judíos que viven en las "tierras nuevas". La jurisdicción mixta búlgaro-alemana afecta al estatuto jurídico de los judíos macedonios y egeos. El 5 de junio de 1942, el Consejo de Ministros en Sofía aprueba la ordenanza de la ciudadanía en las tierras liberadas en el año1941[1]. De acuerdo con su Art. 4 "Todos los súbditos yugoslavos y griegos de origen no-búlgaro, quienes en el día de la entrada en vigor de esta ordenanza, tengan una residencia en las tierras liberadas en 1941, se convierten en súbditos búlgaros... Esta disposición no se aplicará a las personas de origen judío". Las disposiciones del Art. 4 de la Ordenanza para la ciudadanía en los terrenos liberados en 1941 están acorde con las disposiciones prohibitivas para las personas de origen judío previstas en el Art. 21, Párr. a) de la ley para la protección de la nación. Como ya fue constatado que la LPN se adoptó bajo la presión nazi, se puede suponer que la no entrega de la ciudadanía búlgara a los judíos de las "nuevas tierras" es una parte integral de las condiciones bajo las cuales Alemania cede a Bulgaria, Macedonia de Vardar y la región del Egeo para administrarlos.

Art. 4 de la Ordenanza para la ciudadanía en los terrenos liberados en 1941. ANC.

Un hecho interesante es que la Circular № 5347 para la aplicación del Reglamento para la ciudadanía en las tierras liberadas en 1941, aunque hay una sección especial donde se considera la aplicación del Art. 4, está revisado, no alude en ninguna parte a personas de origen judío[2]. Sin embargo, la Circular № 5347 deja una oportunidad de la cual después se beneficiará un pequeño grupo de judíos de nacionalidad extranjera. En una nota especial adjunta a la Circular № 5347 está registrado lo siguiente: "Hay que tener en cuenta que con la ordenanza no se afectan a los pobladores de las tierras liberadas que tienen otra nacionalidad extranjera (no griega y no yugoslava) - por ejemplo - italiana, turca, estadounidense y otros.. Esta gente sigueconservando la nacionalidad, que había tenido durante el régimen de la autoridad yugoslava y respectivamente-griega". [3]
A fines de 2011 he pedido una consulta en el Archivo Militar de Veliko Tarnovo, sobre la participación de la población judía, en las así llamadas "brigadas de trabajadores". Resultó que mientras todos los hombres judíos búlgaros de 20 a 45 años (unos 7.000) durante el período 1941-1944, todos los años estaban movilizados en brigadas y se enviaban a las obras de construcción, algunas de ellas en las "nuevas tierras", los judíos macedonios y egeos no fueron incluidos en los grupos de trabajo judíos. Este hecho demuestra que durante el período comprendido entre abril 1941-marzo 1943, la población no dependía de las autoridades búlgaras.
Según Gligor Todorovski, durante este período, los judíos, en la Macedonia de Vardar, como residentes no búlgaros, "estaban registrados en la Oficina de Extranjeros en el Departamento de Policía del Distrito"[4]. El mismo autor concluye que "la administración de la policía de Skopje… realmente estaba obligada a controlar el movimiento y la actividad de los judíos en la ciudad y en la región", porque "la policía debe cumplir muy concientemente los deseos de los militares y otros organismos alemanes para un control completo a los judíos en todas las tierras ocupadas"[5].
Cuando analiza los cambios ocurridos para el pueblo judío después de la llegada de la administración búlgara a fines de abril de 1941, A. Matkovski llega a la conclusión: "El Einsatzgrupo de Skopje actuaba en todas las partes de Macedonia hasta la entrega del poder al ocupador búlgaro. El referente de Eichmann*, después de esto no decidía la cuestión judía en Macedonia a través de los "Einsatzgrupos"…, sino a través de la Embajada Alemana en Sofia, donde estaban sus aliados Beckerle** y Dannecker***, también a través del ministerio de exterior de Bulgaria, como también a través del Comisariato de asuntos judíos creado en el mismo ministerio"[6]. En este caso lo importante es la conclusión que, no obstante que la administración de Macedonia de Vardar y de la región del Egeo ha pasado bajo el mando búlgaro, el destino del pueblo judío en estas dos regiones sigue en manos de los alemanes.
Los judíos de Macedonia de Vardar y de la región del Egeo, son testigos de lo ocurrido, que ha provocado el cambio en el mes de abril del año 1941. Para ellos está claro, que el verdadero ocupador de estas tierras son las tropas nazis. En un artículo publicado en la revista "Aki Yerushalayim", que sale a la venta en lengua ladino**** en Tel Aviv, el autor Moshe Shaul señala claramente, que las tropas alemanas son el enemigo principal a los judíos en Macedonia: "Aun menos conocido es el destino de la sociedad judía en Macedonia…, donde las consecuencias de Holocausto (Shoa), fueron mucho mas trágicos: de aproximadamente 7500 personas, que permanecían a la sociedad judía en los ciudades - Skopje, Monastir (Bitola), Shtip, después del Holocausto sobreviven no mas de 200, en la mayoría - gente joven que ha decidido huir o esconderse de los nazis y se habían incorporado a los partisanos (guerrilleros), con quienes combatieron heroicamente contra las fuerzas alemanas".[7]


[1] Държавен вестник, бр. 124, София, 10 юни 1942 (Periódico estatal, ed. 124, Sofia, 10 junio 1942).
[2] Държавен вестник, бр. 161, София, 24 юли 1942 (Periódico estatal, ed. 161, Sofia, 24 julio 1942).
[3] Otravez ahí.
[4] Тодоровски, Глигор, Нови податоци за состоjбата на Евреите во Македониjа во 1941 година; В: Гласник на институтот за национална историjа, кн. 1-2, Скопjе 1995, с. 71 (Todorovski, Gligor, Nuevas informaciones sobre la stuacion de los judios en Macedonia en 1941; En: Mensajero del instituto de historia nacional, vol. 1-2, Skopje 1995, p. 71).
[5] Otravez ahí.
[6] Матковски, А., Трагедиjата на…, с. 38 (Matkovski, А., La trаgedia de…, p. 38)
**** Ladino, también conocido como djudeo-shpanyol es la lengua materna de la mayoría de Judios de los Balkanes. Representa una mezcla de un español antiguo, mezclado con palabras turcas y otros préstamos de los idiomas de las naciones balcánicas, incluyendo y del búlgaro.
[7] Shaul, Moshe, Sentro memorial de las viktimas de la Shoa en Makedonia; En: Aki Yerushalayim, № 86, Yerushalayim, oktobre 2009

Fuente: Foro Judío

Peter Katz y el Hakoah de Viena y la anexión de Viena por el Reich alemán

Viena, la capital del Imperio Austro-Húngaro, tenía una comunidad judía de 200 mil habitantes, hasta el fatídico año de 1938, en que fue anexada por la fuerza al Reich Alemán.

Palabras de Peter Katz, que nació y vivió en Austria y que salió de el infierno en Diciembre de 1938 en un Kindertransport organizado por la Cruz Roja Internacional cuando sólo tenía 8 años de edad.

Peter, ¿Qué pasó a fines del siglo XIX?

Tuvo lugar la emigración masiva de judíos de todos los confines del Imperio. A veces llegaban 10 mil inmigrantes a la semana. Eso desbordaba la capacidad de la Kultusgemeinde, la autoridad de la Comunidad Judía de Viena para recibirlos, conseguirles alojamiento y darles de comer. Se establecieron cocinas y comedores públicos en los que se servía comida caliente cuando menos una vez al día. Estas cocinas estaban distribuidas en los lugares donde vivían los judíos como Leopoldstadt, Zweiter, Bezirk, Augarten, Florisdorf y otros.

¿Cómo era la comida?

Era Kosher, pero no diferente a la comida de la municipalidad de la ciudad, como por ejemplo el Eintopfgericht, que era mezcla de verduras y papas y poca carne y había días que no incluía carne.

¿Quién era el alcalde?

El Dr. Karl Lueger, un político popular, pero antisemita. La Emigración de judíos de Galitzia, Bukovina, de Lols Cárpatos, de Hungría, de Sarajevo en Bosnia Herzegovina, donde los judíos usaban Kapote y Czapka, un gorro de origen eslavo y un atuendo muy diferente al usado en Viena.

¿Y los burgueses Vieneses?

El diario espectáculo de la capital entre grupos de emigrantes cansados, sucios y malolientes que no se habían bañado durante días provocaba repudio y antisemitismo.

¿El Deporte?

En el inicio del siglo había 3 clubes de tenis que funcionaban en la ciudad y expulsaron a los miembros judíos y sólo quedaban piscinas públicas al aire libre en el Dianabad donde el Hakoah realizaba sus competencias internacionales desde 1909. Había un campo de Fútbol denominado Bruck-Haufen. No se aceptaban en instituciones privadas a los judíos.

¿Y Entonces?

En 1909, los judíos crearon su propio Club Deportivo Hakoh y allí se pudieron acomodar a todos los deportistas de la colectividad y entonces este club fue Campeón Nacional de Austria en 1924 y ya como conjunto nacional gana para Austria la Copa de las Naciones Weltmeisterschaft. Este equipo era maravilloso y único y tenía jugadores de Hungría, de Bohemia y Bukovina y todos judíos.

¿Y los demás deportistas?

Hakoah tenía nadadores de altísimo nivel como Ida Kohn, Campeona Nacional Austriaca e iba a competir en las Olimpíadas de Berlín de 1936 y como las autoridades germanas no permitieron que compitiera Judith Deutch, Ruth Langer y Lucie Goldner, la austriaca Ida, se retiró de la competencia en protesta y solidaridad con las nadadoras judías alemanas.

¡Que Valor!

Fue el año de la vergüenza deportiva y y el grupo judío alemán fue obligado a quedarse sentado en la Villa Olímpica y el Comité Olímpico Internacional presidido por el nefasto Avery Brundage, un cobarde y abierto admirador de Hitler no dijo nada ante este atropello y una vez más la sociedad no intervino para hacer justicia a destacados deportistas y esa Olimpíada fue la que Hitler buscó para consolidarse en el poder.

¿Y el Club HaKoah?

Era el orgullo de la Comunidad de Viena. Sus victorias en los campos deportivos del país y fuera de él, fueron aclamadas por propios y extraños y los deportistas eran su orgullo.

¿Qué sucedió en 1932?

Se realizó una gira inolvidable a Palestina y acompañaron a este club más de 300 judíos vieneses, que eran curiosos, no sionistas, para conocer Ertetz Israel.

El equipo jugó en Rehovot, Nes Tziona ante gran número de espectadores y ganaron todos sus partidos de fútbol, eran unos cracks.

Hakoah participó en ese 1932 en la primera Macabeada Mundial en Tel Aviv.

¿Algo más popular que el fútbol?

Sí, definitivamente entre los jóvenes Vieneses, la natación era el deporte favorito y el tener cuerpos esbeltos, buena figura, gran complexión era importante en los bailes y reuniones sociales.

Se le decía Funf Uhr Tanz, que era una sesión de baile en algún salón alquilado y además se bailaban los Valses famosos y las mejores orquestas de la ciudad tocaban para nuestros correligionarios y las jóvenes de las mejores familias frecuentaban esos lugares.

¿Y el deporte femenino?

Die Hakoah en la rama femenina, destacaba en soccer, Esgrima, Tenis y Natación y muy por encima de la media nacional austriaca.

¿Qué pasó con Hakoah?

Fue prohibido y cerrado por los nazis y en marzo de 1938 todas las instalaciones fueron incautadas por las autoridades alemanas.

¿Qué hicieron los jóvenes?

Más de 116 mil de ellos salieron del país sobre todo a Estados Unidos y Palestina, a Inglaterra y algunos a México.

¿El resto?

Como 76 mil, deportados a campos de concentración y de Exterminio y pocos regresaron de aquel infierno.

¿Y actualmente?

Se reconstruyó Hakoah, viven en Vien 12 mil judíos aproximadamente y los que han llegado son de Hungría, la Ex Unión Soviética y otros son de Israel.

Como saben en verano del 2011 se llevó a cabo con todos los honores, la Macbeada Europea en Viena con mas de 2500 deportistas y el TRI Mexicano aceptó la invitación, acudió y se trajo medalla de participación lo que permitió que dos atletas aztecas en las personas de Allan Israel y Carlos Schwartzman sean los únicos en lograr medallas en tres continentes distintos con la representación nacional.

Peter Katz, nacido en Viena, escritor, periodista, presidente de APEIM, líder de opinión, padre y abuelo, consejero, y papá de Lenny Katz, consejero del CDI. Fuente: Foro Judío

La ola: disciplina militar en el aula



En otoño de 1967 Ron Jones, un profesor de historia de un instituto de Palo Alto en California, no tuvo respuesta para la pregunta de uno de sus alumnos: ¿Cómo es posible que el pueblo alemán alegue ignorancia respecto a la masacre del pueblo judío? En ese momento Jones decidió hacer un experimento con sus alumnos: implantó un régimen de extrema disciplina militar en el aula, restringiéndoles las ...libertades. El nombre de este movimiento fue The Third Wave. Ante el asombro del profesor, los alumnos se entusiamaron hasta tal punto que a los pocos días empezaron a espiarse unos a otros y a acosar a los que no querían unirse al grupo. Al quinto día Ron Jones se vio obligado a acabar con el experimento antes de que las cosas llegaran demasiado lejos.

El director alemán Dennis Gansel (Napola) ha trasladado esta experiencia a nuestros días y a su tierra natal: Alemania. Esta vez es el profesor quien hace la pregunta a sus alumnos: ¿Creéis que es imposible que otra dictadura vuelva a implantarse en Alemania? Y comienza el experimento... Presentada en Sundance, "Die Welle" fue nº1 en la taquilla alemana.

jueves, 21 de junio de 2012

Viena, 1938


1938. Judíos vieneses son humillados por católicos vieneses, obligandolos cobardemente a limpiar las calles.

miércoles, 20 de junio de 2012

Una carta de Heidegger a Schwoerer y la judaización de las universidades


Friburgo, 2 de octubre de 1929.

Muy respetado señor consejero privado (Geheirmrat), en estos días es enviada una solicitud del doctor Baurngarten a la Notgemeinschaft para obtener una beca.

... Al informe que envié quisiera agregar aún mi petición personal a usted, muy apreciado señor consejero privado, de querer otorgar a la citada solicitud una atención especial.

Lo que yo podía sugerir sólo indirectamente en mi informe quisiera expresarlo aquí de modo más claro: se trata en todo esto nada menos que de la inaplazable reflexión acerca del hecho de que estamos puestos ante la alternativa de o bien dar a nuestra vida espiritual alemana fuerzas y educadores verdaderamente enraizados en nuestro suelo o dejarla abandonada a la creciente judaización en el sentido amplio y estricto del término. El camino sólo lo podremos recuperar en la medida en que seamos capaces, sin agitación y discusiones estériles, de contribuir a que se desplieguen las nuevas fuerzas.

En relación a esta gran tarea, yo estaría particularmente agradecido si se pudiera ayudar con una beca al señor Baurrigarten, a quien tengo proyectado hacer mi asistente.

En este tiempo vivimos los días más hermosos del otoño en nuestra nueva casa y me alegro cada día por estar unido a la patria mediante mi trabajo.

En sincera veneración, le saludo, muy respetado herr consejero privado, su Martín Heidegger”

El cosmos según un molinero del siglo XVI


El subtítulo del libro El queso y los gusanos de Carlo Ginzburg, El cosmos según un molinero del siglo XVI, es por demás explicativo de lo que mueve al historiador Carlo Ginzburg (Turín, 1939) a su escritura: reconstruir parcialmente la vida de una comunidad friulana partiendo de la visión de las que él llama clases subalternas. Porque todo el libro juega con la idea de una cultura de clase dominante (que es la que queda en los libros usualmente) en oposición a una cultura de clase subalterna, cuya característica principal es la ausencia del registro escrito que la prolongue en el tiempo. Por esta razón es posible encuadrar este relato histórico minuciosamente documentado (515 notas al pie que remiten a otros tantos documentos, declaraciones, procesos de la Inquisición, documentos papales, etc.) en la mecánica historiográfica de los Anales de Bloch. Pero Ginzburg va incluso más allá porque para su sustento teórico, detalladamente explicado en el prólogo del libro, cuenta con los trabajos de Foucault, a los que permanentemente cita para bien o para mal.

¿Pero qué pasa cuando un representante de la cultura de la clase subalterna es capaz de leer e interpretar algunos libros sagrados y otros apócrifos e incluso escribir? El personaje central del libro, Domenico Scandella, conocido como Menocchio, es un molinero de la región del Friuli, cercana a Venecia. Todo indicaría que su conocimiento no debía ir más allá de los números. Aun así Menocchio ha leído la Biblia y una serie de libros como el Florilegio de la Biblia, los Viajes de Mandeville o el Decamerón y con estos materiales, como una especie de pre Quijote en tiempos de la Reforma, ha elaborado una ácida (y no exenta de cierta locura) crítica del dogma católico, de la clerecía, de las jerarquías eclesiásticas y, finalmente, de aquellos sucesos que a él, por tener un raciocinio un poco más elevado que el corriente, le han parecido ridículos, tales como el carácter virginal de María (¡nada menos en esa época!) o la idea de Jesús como hijo de Dios.

El pecado de Menocchio no es sólo creer esas cosas. Eso bien podrían tolerarlo los tribunales inquisitoriales a cambio de un autocastigo corporal de cierta frecuencia. Nuestro molinero va mucho más allá: no pierde oportunidad de avisar sobre sus originales teorías a todo aquel que se cruce con él y trabe alguna relación de confianza. Como se verá en el correr de la lectura, estas supuestas relaciones de confianza siempre terminan mal para el molinero pues sus interlocutores “confiables” son los que lo terminan vendiendo a la Inquisición, institución que en aquellas décadas post Lutero y aún en trances de Contrarreforma, está más presta que nunca a demostrar su intransigencia. Como es previsible desde el inicio, tras el segundo proceso Menocchio termina quemado en la hoguera un año después de que el mítico Giordano Bruno mereciera el mismo martirio. Pero hay una diferencia notable entre estos dos mártires: mientras a uno se lo recuerda y se lo venera, al otro se lo ignora. El autor parece preguntarnos: ¿quién conoce a Menocchio? Ginzburg construye este libro con el objetivo de que alguien totalmente desconocido, pobre, trabajador campesino, guitarrista de plaza (todo esto fue Menocchio), es decir un representante de la cultura de la clase subalterna, tenga su cuarto de hora en oposición (marcada explícitamente en el texto) a Bruno, que fue mártir, claro, pero representante de la clase dominante. Este objetivo implícito en el planteamiento teórico de Ginzburg, se cumple con creces y es lo convierte a esta apasionante crónica en una lectura excelente. Digamos, además, que se trata de un best seller traducido a múltiples idiomas.

“De este modo un cúmulo de elementos compuestos, antiguos y menos antiguos, se introdujo en una construcción nueva. En un muro destacaba el fragmento casi irreconocible de un capitel, o el perfil casi destruido de un arco gótico, pero el diseño del edificio era suyo, de Menocchio. Con una actitud inconscientemente desprejuiciada se sirvió de los restos del pensamiento de otros como si fueran piedras y ladrillos. Pero los instrumentos lingüísticos y conceptuales que pudo procurarse no eran neutros ni inocentes. Aquí está el origen de la mayor parte de las contradicciones, de las inseguridades, de las incongruencias de sus discursos. Con una terminología embebida de cristianismo, de neoplatonismo, de filosofía escolástica, Menocchio intentaba expresar el materialismo elemental, instintivo, de generaciones y generaciones de campesinos.”

El gulag

Bombardeo sobre Berlín


martes, 19 de junio de 2012

El ascenso de Hitler al poder y sus socios capitalistas


“CUALQUIER PARECIDO CON LA ACTUALIDAD ES PURA COINCIDENCIA”
por Bejla R. de Goldman *

Exigimos la persecución despiadada de aquellos cuyas actividades sean perjudiciales al interés común. Los sórdidos criminales que conspiran con el bienestar de la nación, los usureros, especuladores, etc., deben ser castigados con la muerte, sean cuales fueran su credo o su raza.

Adolf Hitler (24 de febrero de 1923)

Más de una vez nos preguntamos cómo es que accedió al poder el cabo Adolf Hitler, cómo es que toda una nación escuchó y aceptó el liderazgo de semejante figura insignificante. Este no provenía de una familia acaudalada con voluntad política ni de formación universitaria. Su padre había sido un aduanero fronterizo, y su madre una simple mucama que no logró defender a su hijo de las golpizas desmedidas de su marido, y él, Adolfito, un frustrado estudiante de bellas artes. Tampoco podemos decir que ha sido un sicótico pues de hacerlo desmereceríamos a quienes en verdad lo son y la vida nos les dio otra alternativa.
Este personaje no fue “un mesiánico surgido de las sombras que asaltó el poder por la fuerza, aunque lo intentó, sino que accedió al gobierno más o menos institucionalmente”, dice Daniel Muchnik. (1)
Su ascenso fue paulatino pero seguro, respaldado por el consenso político y militar como así también por el económico de poderosos industriales. Y con todo ese séquito es que accede a las urnas el 30 de enero de 1933 llegando a ser canciller de una Alemania devastada moral y económicamente. Y con esta figura advenediza, que rompe con toda una tradición de políticos formados para ello, el mundo es testigo de la muerte de la República de Weimar y el nacimiento de un nuevo “modelo” de dirigente que daría un vuelco a la historia del siglo XX y que sería el padre de la historia de este nuevo siglo XXl, que poco a poco, comienza a perfilarse.
Lo que este sujeto mejor sabía hacer era arengar. Los discursos banalizados con eufemizaciones discursivas seducían cada vez más a una masa populosa, völkisch, término que poco a poco querría decir antisemita, y con él sabía cómo llegar al corazón de los hambreados, desempleados, amas de casa, etc. Preparaba su discurso acorde a su auditorio y así sabía cómo manipular las necesidades de sus ávidos oyentes.
Este lento ascenso lo hará acompañado de grupos paramilitares caracterizados por su antimarxismo- que era sinónimo de antisemitismo- y un nacionalismo extremo.
Apenas finalizada la Primer Guerra Mundial, Alemania no está de acuerdo con el Tratado de Versalles, se queja de la reducción de su territorio y la pérdida de sus colonias, y todo este disconformismo hace de terreno propiciatorio para fundar partidos políticos de corte tanto anticomunistas , antieslavos y sobremanera antisemitas, “el eterno errante judío como buen chivo expiatorio” . Es así como en 1918 Antón Drexler funda el PTA (Partido Trabajador Alemán) siendo su ideología no la del trabajo sino la de la xenofobia y la segregación. El partido era tan sólo una excusa donde poner el odio y la frustración de sus afiliados.
Los años 1922-23 fueron los más dramáticos para una Alemania desmochada después de la Primer Guerra Mundial. La clase obrera pierde todo su poder adquisitivo, pero el más perjudicado fue el sector de la burguesía, empleados con sueldos fijos y pequeños ahorristas, que la inflación les iba comiendo sus ahorros amen de la falta de trabajo. Entonces, esta burguesía venida a menos es la que “se proletarizó” y se volcó al fascismo, no por convicción de clase o ideológica, sino por rencor, despecho y frustración. En ese semillero cualquier doctrina prendería.
Pero la inflación no fue perjudicial para todos los alemanes. “Las grandes empresas licuaron sus pasivos y algunos industriales como Hugo Stinnes duplicaron su fortuna durante este período” (1)
En esos años el Parlamento perdió su fuerza de decisión política . Sus parlamentarios eran “comprados” por los poderosos acorde a la inclinación no de la balanza de la justicia sino de la económica. Para influir y manipular la opinión pública los empresarios pagaron fuertes sumas de dinero a la prensa. Es así como la Frankfurter Zeitung es sostenida por el dinero de I.G Farben, de la industria química, en forma secreta y soslayada, por supuesto.
Entonces, con la manipulación del Parlamento, la orientación de las masas por la prensa, hecho que a los industriales les aseguraría ningún disturbio por huelgas, más el enriquecimiento ilícito por inflación y liquidación del pasivo, empezaron a vislumbrar al movimiento nazi como un buen negocio dado que reunía todo lo que necesitaban : discrecionalidad, la derrota del movimiento obrero y sobre todo la supresión del sistema democrático.
Es así como colabora en ello la ideología del jurista Carl Schmitt pues ayuda a romper con la Constitución de Weimar, y el títere de turno sería Adolf Hitler.
“El Führer así no es un representante de la ley sino que al revocarse el Parlamento él deviene en su propia persona La Ley. Entonces, cada uno del Volk, alemán o extranjero, le pertenecía.”
“Carl Schmitt niega la Teoría de la Constitución liberal a favor de que las decisiones del Estado debían estar bajo un nuevo esquema legislativo de determinaciones y que la organización estatal debía de ser puesta a cargo del Estado Total del Führer. Escribe en el año 1931 su libro La defensa de la Constitución y en él se pregunta ´¿quién debe ser el guardián de la Constitución? `Allí él contesta su conocida tesis de que ningún Tribunal de Justicia puede ser el Guardián de la Constitución. Toma prestada la formulación del francés Benjamín Constant, de poder apelar a un pouvoir neutre, un poder mediador neutro y dirá que el Jefe del Estado, es decir, el Presidente del Reich será el único que pueda sostener y ostentar ese noble y honroso título. Confiriendo este honor a Hitler se entra en un estado de excepción en regla y con él ´quedarían destruidos los fundamentos de toda Justicia vinculada a la Ley` en las palabras de Pedro de Vega García en el prólogo del libro de Carl Schmitt La defensa de la Constitución”- (2)
Sobre este trasfondo económico-político asistimos al nacimiento del huevo de la serpiente. Comienza el antisemitismo en las universidades. Los intelectuales hicieron la vista gorda a las discriminaciones, es más, apoyaron con su pluma la creación de folletines, periódicos y todo tipo de escritura discriminatoria.
El escritor Stefan George, junto a su grupo de intelectuales , adoptan la cruz gamada – die Hakenkrutz- como símbolo de la revista del grupo Tat.
En medio de todo este disconformismo, de fanatizaciones y segregaciones, surge el oportunista de turno: el austriaco Adolf Hitler, cuya primera misión en el partido obrero fuera la de ser un oficial de propaganda. Los primeros fondos del nuevo partido nacionalsocialista (NSDAP) se hicieron gracias a la convocatoria que promovían los discursos del nuevo afiliado Hitler. Fascinaba sobre todo a las mujeres, quizás él también había leído las “obras completas de Sócrates”. Tenía una capacidad para no decir nada, simplificaba y reducía los pensamientos más elevados dada su falta de convicción. Se decía lector de Nietzsche, Schopenhauer, Wagner, Heidegger (rector de Friburgo en 1933-34) y otros.
“ El nazismo arrasó con la cultura, nos queda hoy como herencia paradigmática la propaganda publicitaria que horada las mentes en una moral colectiva de la misma manera como hacía la propaganda nazi. Y siendo así adherimos con Walter Benjamin diciendo : ´jamás se da un documento de cultura sin que lo sea a la vez de la barbarie`. “(3)
Mientras tanto, tras ese manto de humo publicitario, Alemania devaluaba cada vez más su moneda. En enero de 1923 un dólar costaba 7.525 marcos. En septiembre del mismo año pasó a costar 91.724.250 marcos. Ernest Hemingway que en ese entonces trabajaba como reportero en Europa, cuenta que la estadía en un hotel de lujo en Alemania costaba 20 centavos de dólar por día.
Pero así y todo, Hitler llamaba a esos días “cuanto peor , mejor” dado que cuanto peor era la economía más fanáticos se alistaban en sus filas.
La antesala de la Segunda Guerra Mundial la podemos leer en lo que aconteció con Hungría en el año 1929. István Bethlen de Hungría, hace una alianza de partidos de derecha. Decide recomponer la devastada economía y es así como establece un fraude electoral. Logra controlar la inflación creando una “falsa” monede nacional, el pengo, y con ello impulsa nuevamente a inversores extranjeros amen de relanzar las exportaciones agrícolas, en especial el trigo.
El parecido con la Argentina de hoy es escalofriante. Aquí se acuñaron otras “falsas” monedas como el patacón, el lecop y otras diez más. Hungría al igual que la Argentina quedó presa de la deuda exterior dada la fluctuación de los precios internacionales. (1)
Las victimas de otrora fueron los húngaros, hoy somos los argentinos los que quedamos atrapados, la diferencia quizás es que los húngaros al igual que el resto de Europa usó de chivo expiatorio de su perdida economía nuevamente al eterno judío. La Argentina ya no tiene judíos industriales ni banqueros a quienes culpar de sus desgracias. No obstante, la judería debiera estar alerta y advertida dado que nunca faltan motivos ni excusas a inventar para las discriminaciones. Basta con recordar los atentados de la Embajada de Israel en 1992 y el de la AMIA en 1994, aún sin resolver.
Los nuevos discursos antisemitas hoy en el mundo están puestos en homologar a Auschwitz con el ataque de los israelíes a los palestinos y los atentados terroristas y fundamentalistas de éstos quedan excusados en nombre de actos patrióticos. Este es el análisis que realizan sobre éste nuevo discurso antisemita –soslayado- tanto el reciente Premio Nobel de literatura Imre Kértezs como el filósofo francés Jean Pierre Faye (5).
Mientras estos prolijos antisemitas tuvieron y tienen con quién ensañarse, vemos que antes de que comenzara a popularizarse la figura de Hitler, ya sobresalía la del Duce Mussolini, creador de las camisas negras y el Partido Nacional Fascista. En el Congreso de este partido declara “ sin duda deseamos servirle (al pueblo), educarlo, pero también estamos dispuestos a azotarlo cuando cometa errores” (1) (el subrayado es nuestro).
Nos resulta imposible pensar cómo se hace para educar, gobernar, y analizar a un ser humano después de las enseñanzas de Freud al respecto ya que definió a esas tres actividades del orden de lo imposible. Sólo los buenos déspotas y demagogos bien pueden hacerlo.
Su narcisismo estúpido no lo llevó “a posar y retratarse en visón” pero sí con el torso desnudo aparentado ser “el primer campesino”, el primer trabajador y demás argumentaciones demagógicas. Daniel Muchnik en su libro que tanto nos ha servido de referencia agrega: “ reconocido por su estupidez y perversión, (referido a Mussolini) tráfico de drogas y de blancas, era además jefe del partido cuando el fascismo se iniciaba” (pag. 165). Bien, esta historia no solamente es del siglo pasado entonces, cualquier parecido con la actualidad es pura ciencia ficción!!!

Los socios del horror que comenzaron a encabezar la lista acompañando a Hitler fueron: Emil Gansser, ejecutivo de la empresa eléctrica Siemens, Ernst von Borsig, constructor de locomotoras, calderas y componentes de industria pesada. Muchas de estas fábricas fueron luego las que suministrarían las calderas y hornos de los crematorios y cámaras de gas. Negocios son negocios.
Gerhard Schröder, antiguo jefe de la Marina alemana le allana el camino a los círculos militares superiores. Este fue un gran espaldarazo, dado que sin el apoyo económico y sobre todo militar, Hitler no hubiera podido realizar una industria armamentística y de exterminio como la que ha realizado y de la que el mundo fuera un testigo silencioso.
Siguiendo con la lista de socios del nazismo tenemos ahora a los banqueros suizos, los aristócratas alemanes como Max von Scheubner que con su influencia recolectó dinero para la “tan buena causa nazi” de sus compatriotas industriales, banqueros, aristócratas y otros financistas del horror.
También suman a la serie otros colaboradores y simpatizantes del nazismo como Sigfrid Wagner, hijo del célebre compositor Richard Wagner, reconocido racista y antisemita, creador de la ópera Parsifal, el gran Redentor de la raza aria. Su hijo decide afiliarse para seducir con su apellido a otros nuevos simpatizantes a que colaboren con el partido nazi, como luego lo harían el matrimonio Bruckmann (ella una princesa rumana, él un publicitario de ultraderecha y nacionalista).
También se ha beneficiado en negociar con el nazismo el Sr. Watson de los EEUU. Dueño de la IBM, el nuevo nombre de las tarjetas de invención alemana Hollerith. Ofreció la tecnología de las tarjetas para censar a la población alemana en 1933 y de ahí en más haría una fortuna ya que las tarjetas fueron usadas en los campos de concentración para codificar el trabajo de sus encarcelados, clasificar sus aptitudes, resaltar sus rasgos personales y si eran aptos para alguna experimentación en particular por los médicos nazis. (3)
Otro americano eminente, antisemita visceral, que se ha beneficiado con sus negocios pronazis ha sido Henry Ford. Es más, en 1931 Hitler dirá que “Ford es mi inspiración” palabras dichas en un reportaje de esa época.
La empresa Ford en Francia, en la ciudad de Poissy, se ocupó del montaje de aviones y camiones del ejército alemán. Business are business. Los Diarios The Washington Post y Clarín fechados el 1º de diciembre de 1998 comentan que la Ford Motors es acusada de usar mano esclava y estafar a víctimas del Holocausto.
El embajador americano en Inglaterra Joseph Kennedy –padre del futuro presidente-, amigo del nazi Mooney, permite que éste lo presente a Göring para ser persuadido en colaborar en la recaudación de fondos para el Plan de Cuatro Años a favor de la causa hitlerina. (1)
La lista se hace interminable, no sólo apoyaron el nazismo los buenos hombres de negocios en el afán de incrementar sus dividendos, sino que otros se acercaron por un odio ilimitado hacia los judíos y todos aquellos que no fueran blancos, católicos o protestantes, que su raza fuera tanto negra como amarilla. La discriminación podría ser enunciada en la simple frase emitida por Henry Ford: “la verdad es una y no puede ser confundida”. En la versión actualizada de ese espíritu totalitario la tomamos de las palabras del presidente Busch (h) que recitan: “nosotros somos el Bien”, entonces???, al Mal hay que erradicarlo.
Nunca ha estado tan vigente el lema de acuño americano “business are business” como durante la ascensión de Hitler al poder. Bajo la excusa de frenar el avance comunista, el mundo empresarial, tanto americano como europeo, fue socio de un Hitler en su rápida escalada. Todos pagaban por tener un lugar a su lado y ser socios de la repartición de un nuevo mundo. Es así como Henry Deterding, director de la Shell angloholandesa, ferviente antisemita, hace un préstamo de 30 millones de liras al futuro Führer a cambio de que le otorgase el monopolio del petróleo. (1)
La planta de automotores Ford en Colonia y Berlín, estuvo sostenida por el trabajo esclavo “ de recluidos tras los alambres de púas, maltratados y desnutridos” dice Daniel Muchbik en su libro Negocios son negocios,( página 104).
La corporación petrolera Standard Oil de la familia Rockefeller también se ha beneficiado con su socio nazi. La sucursal francesa del Chase Manhattan Bank, perteneciente a la familia Rockefeller apoyó al régimen nazi haciendo de intermediaria entre los bancos alemanes y sus sucursales del exterior ya que muchos bancos americanos habían clausurado sus operaciones en Europa, amen de que “sin esperar órdenes de las fuerzas de ocupación alemanas, el Chase les cerraba las cuentas a los judíos” (1) pag. 106., hecho que también habría que hacer recordar a los clientes actuales del Chase , muchos de ellos judíos olvidadizos: business are business.
Aquí damos un escueto resumen de lo que han sido los comienzos , el nacimiento del gran monstruo del siglo XX. Por cierto que no ha sido un acto solitario, de inspiración en “una noche de verano”, sino una lenta, sistematizada y pensada ejecución en el trenzado y armado de una política discriminatoria y cultural en las ansias de horadar las mentes de los simples de espíritu, hambreados algunos, pero sobre todo causado y sostenido por los ávidos de siempre que no importa cuánto se llenen sus arcas, igualmente siempre piden por más.
En las propias palabras de Hitler sacadas de su libro Mi Lucha, nos dan el espíritu de su pensamiento:
“Ningún sacrificio social será excesivo cuando se trata de conquistar la muchedumbre para el movimiento nacional. No obstante, el movimiento que aliente el propósito de recobrar al obrero alemán para la nación alemana, debe comprender que los sacrificios económicos no constituyen un factor esencial en tanto que no esté amenazada por ellos la conservación de la independencia nacional”.( el destacado es nuestro)
Conocemos de esos eternos sacrificios, de tener “que pasar el invierno”, de la reducción de los salarios, de la suba de impuestos, del “corralito” no sólo económico sino también camino a lo mental, de la defensa de las Islas Malvinas dejando un tendal de jóvenes sacrificados por nada, de la utilización de las urnas de las masas obreras pero que el destino de sus votos será usado en sostener los intereses de los acaudalados, nacionales e internacionales. Del futuro basurero nuclear como pago por una deuda que se hace insaldable, de la fuga de capitales de las empresas extrajeras, de las tarifas telefónicas fuera de los valores en comparación a sus sucursales europeas, de la privatización de los servicios públicos, de la desocupación a mansalva, de empleos sin respaldo gremial ni patronal. El parecido con la política socio-económica de la Alemania de la preguerra “es pura ficción”. De la creación de campos de concentración , robo de criaturas de las madres en cautiverio, de la desaparición de los cuerpos cremados en los cementerios públicos, de la matanza de 30 mil jóvenes argentinos y también algunos extranjeros siendo sus responsables absueltos dado el lema de “obediencia debida”, una eufemización discursiva. Todo esto lo hemos recibo de la Shoah, el genocidio sin precedentes en la historia. Y esa maldad es la que nos vuelve día a día.
El Holocausto y los Hitlers no son pasado. Con esta herencia nefasta inauguramos el siglo XXl. Sus consecuencias están a la vista, pero sus anuncios debemos leerlos en los pequeños detalles, los cambios constitucionales, la falta de leyes que protejan el derecho de las personas, pero de sobremanera debemos poner una especial atención cuando se banaliza el sufrimiento y el discurso se eufemiza con palabras huecas en aras de sostener la política de unos pocos, el “amparo” discriminado, las jubilaciones de privilegio esclavizando la vida de la multitud que se encamina cada vez más a no tener “un lugar en el mundo” y la humanidad entonces, devenga un gran homeless desamparado.
¿Dónde leer los pequeños indicios que abren poco a poco el camino a vislumbrar la violencia?. En la segregación, las transformaciones de la ciencia, en lo que delata el arte como vanguardia, en los cambios discursivos.
Walter Benjamin ya vislumbraba en 1940 (4) hacia dónde se encaminaba el nazismo, no hizo falta para él llegar a la reunión en Wannsee en 1942 dado que allí se dictaminaría la sentencia de muerte para los judíos por la Solución Final - die Endlösung-. El tuvo una mirada prevenida, advertida, no dejándose embaucar por los discursos falaces y seductores de los políticos de turno. Supo leer desde los primeros balbuceos hacia dónde se encaminaban las palabras del nuevo canciller alemán, no obstante llegó tarde a la frontera española queriendo escapar de una Francia ya ocupada en 1940 por los alemanes. Se suicida en Por Bou a la edad de 48 años al no poder traspasar al lado español.
Vemos que detrás de todos esos discursos patrióticos en aras de defender el territorio nacional o la pureza aria se escondían negocios turbios pero realizados a la luz del día. Y todos estos grandes gentelmen se enriquecieron de la guerra, de la mano de obra esclava, y de la indigencia ajena. ¿ Y esto es tan sólo pasado?
Esta es la verdadera y descarnada globalización que el nazismo y la shoah nos han dejado como herencia y que hoy compete a toda la humanidad. Desde esa definición de desamparo y desprotección, hoy somos “todos judíos”.

*psicoanalista

BIBLIOGRAFIA

(1) Muchnik D.: Negocios son negocios, Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 1999.
(2) Goldman B.: Holocausto, ciencia y psicoanálisis. Un nuevo nudo, Lectour, Buenos Aires, 2001.
(3) Goldman B.: Nuevos nombres del trauma. Totalitarismo-shoah-globalización
-fundamentalismo ( aún en prensa ).

(4) Benjamin W.: Para una crítica de la violencia, Editorial Leviatán, Buenos Aires, 1995.
(5) Faye J. P.: El siglo de las ideologías, Editorial del Serbal, Barcelona 1998.